Il·lustració © Urco (Josep Durán)

Il·lustració © Urco (Josep Durán)

Me llamo Carlos Guirado, tengo 52 añitos y soy papá de 2 dos bellísimas personas, Ananda y Marc. He pasado más de media vida con fobias, miedos, crisis de ansiedad, cuatro depresiones mayores y TOC.

Ya desde pequeño cada vez que me enfrentaba a algo nuevo (colegios, excursiones, ir en metro, salir de mi localidad, ir a la montaña, etc.) no gestionaba bien mis emociones. Casi todos los niños y niñas, adolescentes, lo asimilaban con total normalidad, para mí eran experiencias vividas con mucha ansiedad.

Recuerdo que también tenía miedo al abandono, sin motivo alguno, mis “paranoias” hacían de mi vida un sufrimiento ilógico, pero para mí formaba parte de mi vida. Durante mi vida escolar sufrí todo tipo de maltratos psicológicos, por mi sobrepeso y mi carácter huidizo. Por cierto, era muy hipocondríaco. Evitaba todo tipo de ataques hacía mi con rituales y pensamientos obsesivos que se convirtieron en un TOC de ritualización.

Así fue mi vida hasta los veintisiete años cuando, después de haber pasado dos depresiones mayores, decidí ir a un psicólogo por primera vez. Recuerdo que me comentó: “saldrás de todo esto sin necesidad de medicarte, ya lo verás”. Al año me dijo: “Carlos esto es una lucha titánica así que te derivó a psiquiatría para que seas medicado y cuando mejores seguiremos trabajando.

Un antidepresivo y un ansiolítico fueron suficientes para que MI VIDA fuera de lo más normal. Dejé de ir al psicólogo. Mal hecho, porque era muy propenso a caer en depresión. Así fue como al cabo de nueve años sufrí mi tercera depresión mayor, tuve mi primer ingreso y, cuatro años después, mi cuarta depresión. Durante esa época viví cuatro ingresos. En el último, contaba yo con cuarenta y siete años.

Me derivaron al hospital de día, realmente no sé bien qué pasó, pero empezó mi recuperación. Después de un mes y medio, nos visitó una socia de ActivaMent y cuatro compañeros nos hicimos socios. En esta entidad, a la cual sigo perteneciendo, he llegado a saborear mi empoderamiento. Mi carácter cambió, mi forma de ver la vida y toda su belleza, lo importante que es tener amistades, la fuerza y confianza que me permite dialogar, discutir, con toda calma y llevar una vida COMPLETA. Tras estos años siendo socio activista de ActivaMent, por votaciones, pasaré a ser Vocal Territorial de ActivaMent. Evidentemente sí no estuviera totalmente empoderado me sería muy difícil, por no decir imposible, ejercer de vocal.

Hoy puedo decir, gritar al viento que soy una persona FELIZ. Gracias a quienes me habéis ayudado.

Carlos Guirado